Imprimir

STRESS Y ALIMENTACIÓN

Tamaño letra:


Por la Lic. Mariana Rujinsky

Ya en la antigüedad, Hipócrates (padre de la Medicina) dijo con mucha sabiduría:”Que tu alimento sea tu medicamento”. En la actualidad, está más que vigente.

Como Lic. en Nutrición, en el desempeño de mi profesión, llegan a mi consultorio muchas personas con diferentes enfermedades (Hipertensión Arterial, Sobrepeso, Obesidad, Diabetes, Gastritis, etc.), solas o derivadas por un médico, donde la indicación terapéutica para el tratamiento de la enfermedad y evolución de la misma es “la alimentación” (mejorarla en la calidad, distribución) utilizada como uno de los ejes principales.

¡En esta columna, voy a informarles cómo los alimentos son muchas veces el mejor medicamento! En esta ocasión: ¿Hay alimentos que mejoran el stress?

 

Primero, vamos a definir brevemente qué es el stress. El término deriva del latín “Strictus”, que significa fatiga y penas. Se lo puede definir bajo tres enfoques:

- Ambiental o externo al cuerpo.

- Un estado mental o tensión interna.

- Una reacción física propia del cuerpo.

Puede sintetizar la palabra stress, lo que comúnmente llamamos nervios, ansiedad y tensión.

Tanto el stress agudo, provocado por un hecho especifico, o crónico, debido a la acumulación de ansiedad diaria, ambos pueden ir desgastando a la persona que los padece, y con el tiempo llegar a ser perjudicial para la salud.

Vale aclarar que el stress tiene su razón de ser, aunque se lo asocia siempre con experiencias indeseables, en sí mismo no es más que una respuesta natural ante una situación de peligro. Los cambios que se producen en el organismo permiten actuar de una determinada manera, como en alerta, y nos preparan para accionar en situaciones muchas veces no comunes.

En algunos casos, las situaciones de presión pueden ser productivas para la persona, y este tipo de stress se denomina “Eustress”. Pero cuando es excesivo, a tal punto que pone en riesgo la salud, se denomina “Distres”.

En este marco es bueno saber que ciertos alimentos pueden ayudar a combatir el stress, porque algunos nutrientes, presentes en algunos alimentos, ejercen una influencia positiva sobre el sistema nervioso, favoreciendo la sensación de bienestar y propiciando un mejor descanso.

La serotonina es un neurotransmisor, que entre otras tantas funciones, regula nuestro estado de ánimo, es decir, es el responsable de la sensación de bienestar, ayuda a controlar la ansiedad, contribuye a conciliar el sueño, y potencia el buen humor.

Se forma a partir del triptófano, un aminoácido esencial componente de las proteínas, que debe ser ingerido a través de la alimentación.

Otro nutriente que facilita el ingreso del triptófano al tejido nervioso son los hidratos de carbono, que colaboran con el aumento de los niveles cerebrales de la serotonina.

Por esta razón, una alimentación rica en triptófano e hidratos de carbono, produce en el organismo disminución del stress y beneficios en la salud.

Las fuentes alimentarias de triptófano son:

  • Carnes blancas (pescados, pollo y pavo)
  • Carnes rojas (vacunas)
  • Lácteos (leche, yogurt, quesos)
  • Huevos
  • Nueces, almendras, tofu, kiwi, banana y levadura de cerveza.

Las fuentes alimentarias de hidratos de carbono, de absorción lenta son:

  • Cereales integrales y legumbres
  • Verduras y frutas (frescas, deshidratadas y enlatadas)

Como vimos, estos serían los alimentos aconsejados, en el marco de una alimentación completa y adecuada para cada persona.

Quiero señalar ciertas pautas recomendadas a personas que padecen de stress:

Evitar sustancias estimulantes, como la cafeína, para conciliar mejor el sueño. Es preferible consumir té de hierbas relajantes, como tilo, valeriana o manzanilla.

Reducir el consumo de gaseosas colas, el mate y el chocolate.

Disminuir el consumo de alcohol.

Ya para cerrar, tener en cuenta otros nutrientes muy importantes, los que nos nutren el alma: el amor, la fe, la esperanza, el reírnos más, buenos amigos... Estos nutrientes hacen que el stress, aunque sea de a momentos, se vaya lejos...

Hasta la próxima,

Lic. Mariana N Rujinsky