Imprimir

La gran noche en palabras de Juan Machtey

Tamaño letra:


El pasado 26 de Marzo, tal como se viene repitiendo desde hace varios años, la Comunidad de Córdoba celebró el Pesaj con su tradicional Seder.
El desarrollo del mismo se realizó en el salón de actos del Colegio y contó con la asistencia de 360 personas.

A la exquisita comida preparada por Margot y Marcos Szterman se le sumó un emotivo desarrollo con canciones y rikudim a cargo de la Juventud de Macabi Noar y del grupo de baile Sinapzia.

Los pasos del Seder fueron conducidos por el Rabino Marcelo Polakoff con la colaboración del Rabino Pablo Gabe y, como nos tienen acostumbrados, brilló la actuación de Jesica Alterman acompañada por Fernando Israelevich y un regalo para nuestros oídos fue escuchar a Aldana Silbestein entonando canciones tradicionales.

Todo esto contribuyó a crear un hermoso clima de emoción y alegría y el público asistente no solo participó cantando y bailando sino que más de uno contó sus vivencias, con motivo de haber pasado un Pesaj lejos de casa.

Una vez más pudimos compartir juntos, desde los más chiquititos, buscando el Afikoman, hasta las bobes del grupo Golda que hicieron las Keharot.

Es cierto que no podemos estar en todas las actividades comunitarias, pero los que no pudieron participar de ésta, se perdieron la posibilidad de haber pasado una noche mágica y haber salido con el corazón henchido de alegría, porque JUNTOS pudimos recordar aquella maravillosa gesta que dio nacimiento a nuestro pueblo en LIBERTAD.

La venta de entradas se cerró, tal como se había anunciado el Sábado 23 en Macabi Noar, completando la capacidad disponible del salón y tuvimos a partir de ese momento, cerca de 100 pedidos más, que no pudieron ser atendidos.

La movilización que cada año trae aparejada esta actividad, pone de manifiesto que nuestra comunidad está muy activa, solidaria y dispuesta a trabajar por la continuidad, conservando nuestras tradiciones y valores ancestrales.

Sería maravilloso que el año que viene, D-os mediante, y para que todos puedan participar, realicemos este Seder en el estadio de Macabi Noar.

En lo personal y luego de haber colaborado en las últimas organizaciones del Seder, observo con alegría la incorporación de nuevos Ashkanim que aligeran la carga de la hermosa tarea asumida y también veo que año a año disminuimos los errores cometidos.

Pude ver mesas constituidas por familias enteras, como la mía, que reunidas, forman esta gran familia comunitaria cordobesa celebrando nuestra LIBERTAD y señalándole el valor de ella a nuestros hijos y nietos.

Juan Machtey