Imprimir

Moises Ville: Proyectemos el futuro asentados en el pasado.

Tamaño letra:

La columna del presidente


Curiosidad, imaginación, cariño, respeto, todo eso y mucho más nos llevó a los descendientes de la Familia Reisin visitar Moises Ville. Casi sesenta llegamos, algunos de otros países, organizados y liderados por unos pocos (no me incluyo), todo previsto, credenciales, listados, guías, documentación, etc. Si en el año 1902 llegó el primero, en el 2013 lo hicimos nosotros.

La idea no es contarles la experiencia familiar, sino tratar de transmitir las sensaciones de caminar por un pueblo, pequeño, con el diez por ciento de judíos, cuando años atrás, en 1948 más o menos, la proporción era al revés.

Impresionados por “las” Bibliotecas, cabal demostración de aquellos judíos que vinieron con pocas ropas y muchos libros, fuentes de cultura y conocimientos. Y el Salón Kadima, esperando actividades culturales y sociales, ahora abierto a todo habitante, sorprenderse del cruce de calles donde el cartel indicador de una de ellas dice: San Martín y la otra Estado de Israel, o Ben Gurión, o Teodoro Hertzl, al lado de Belgrano. La Escuela, con poquísimos alumnos, y el Museo, exposición de fotos, planos, tecnología de la época como teléfonos a manivela, arados, máquina de cardar, cocinas y estufas a leña, enumeración interminable, muy bien dispuestos, separados y explicados.

Proyectemos el futuro asentados en el pasado. La oportunidad es ir a Moises Ville, una cabal demostración de solidaridad y cooperación, cuando hace más de cien años las familias Scarafía y Cugnillo ayudaron a trasladar y después a sembrar a aquellas cincuenta familias de judíos provenientes de Polonia, Ucrania, Lituania, Rusia, en fin de Europa Central, que llegaron a la Argentina en búsqueda de paz y trabajo.

Aquí la pregunta: ¿Qué hacemos para mantener viva la memoria y el reconocimiento a los fundadores de la primer colonia judía organizada?, mucha gente ha viajado en una oportunidad y no sé si existieron otras, el conjunto Sinapzia, en el Teatro Kadima, llevó el color, ritmo y alegría de sus bailes, el Colegio Israelita San Martín, sí nuestro Colegio, conduce a los alumnos de sexto año, y este año lo hace en el mes de agosto, acompañado de cinco docentes, porque eso es aprender, eso es participar.

Entonces, desde el Centro Unión Israelita estamos trabajando en la idea de organizar viajes a Moises Ville y en pocos días se los comentaremos. Mientras tanto y como una muestra si la idea es factible, ayudaría saber si hay interés en seguir adelante.

Dr. Herberto Reisin