Imprimir

UNA DE PROFANACIONES

Tamaño letra:

Comentario de Parashat Emor, por el rabino Marcelo Polakoff, de la Kehilá de Córdoba, Argentina

ויקרא כב לב

וְלא תְחַלְּלוּ אֶת-שֵׁם קָדְשִׁי וְנִקְדַּשְׁתִּי בְּתוֹךְ בְּנֵי יִשְׂרָאֵל אֲנִי יְהוָה מְקַדִּשְׁכֶם.


LEVITICO 22:32

"Y no profanarán el nombre de mi santidad, antes bien, seré santificado en medio de los hijos de Israel; Yo soy el Eterno que los santifico."

¿Cómo se profana el nombre de Dios?
Seguramente hay innumerables respuestas a semejante cuestionamiento.
Pero tiendo a creer que la mayoría de nosotros supondría que esa desecración iría por el lado del incumplimiento de algunos preceptos tales como la observancia de las leyes de kashrut, o de Shabat tal vez, o de la tefilá.

Sin embargo, para nuestros sabios del Talmud la profanación del nombre divino estaba asociada a otros temas, mucho más inesperados en este contexto, y que se tornan en un fantástico manual de lo que significa en serio ser sagrado.

Veámoslo por su contrario trayendo una cita magistral de nuestros maestros que aparece en el folio 86 del tratado que versa sobre Iom Kipur.

El texto es largo, pero amerita cada una de sus palabras.

Aquí va:

¿COMO DEFINIMOS “JILUL HASHEM” (LA PROFANACIÓN DEL NOMBRE DE DIOS)?
DIJO RAB: POR EJEMPLO YO, SI COMPRO CARNE DEL CARNICERO PERO NO LE PAGO ENSEGUIDA...

RABI IOJANAN DECIA: SI YO CAMINO 2 METROS SIN TORA Y SIN TEFILIN.

ITZJAK DEL BEIT MIDRASH DE IANAI DICE: HACE JILUL HASHEM AQUEL DEL CUAL TODOS SE AVERGUENZAN AL ESCUCHAR SU NOMBRE...

ABAIE DICE: COMO SE ENSEÑO: “AMARAS A ADONAI TU DIOS”, VALE DECIR QUE EL NOMBRE DE DIOS SEA AMADO A TRAVES TUYO.

¿QUE DIRÁ LA GENTE DE AQUEL QUE ENSEÑE Y QUE TENGA MUCHOS ALUMNOS Y QUE EN SUS NEGOCIOS SEA AMABLE CON SUS PROJIMOS?: “FELIZ DE SU PADRE Y DE SU RABINO QUE LE ENSEÑARON TORA. POBRES DE AQUELLOS QUE NO SE LES ENSEÑO TORA, FIJENSE EN FULANO QUE APRENDIO TORA, CUAN AGRADABLES SON SUS SENDAS, CUAN APROPIADAS SUS ACCIONES...

PERO DE AQUEL QUE ENSEÑA Y TIENE MUCHOS ALUMNOS, Y SIN EMBARGO SUS NEGOCIOS NO SON MUY HONESTOS Y SUS CONVERSACIONES NO SON MUY AMABLES CON SUS PROJIMOS, ¿QUE DIRA DE EL LA GENTE? POBRE DE FULANO QUE APRENDIO TORA, POBRE DE SU PADRE Y SU RABINO QUE LE ENSEÑARON TORA. ESTE FULANO QUE APRENDIO TORA, VEAN CUAN SUCIOS SON SUS HECHOS, CUAN HORRENDOS SUS CAMINOS...

La visión de nuestros sabios rabinos me resulta sencillamente fantástica porque demuestra que la posesión de la Torá no es un fin en sí mismo, y que de nada sirve mucha Torá si nuestro trato con nuestros semejantes deja mucho que desear.

Por ende, la sacralización del nombre de Dios debe buscarse en el estudio, en la enseñanza, y en la observancia de los preceptos como un medio para que el nombre de Dios sea amado a partir de quienes sostienen sus sendas de forma agradable y sus acciones de manera apropiada.

¡Shabat Shalom!
Rabino Marcelo Polakoff
Kehilá de Córdoba, Argentina