Imprimir

IAMIM NORAIM EN LA KEHILÁ DE CÓRDOBA

Tamaño letra:

Una vez más, las Altas Fiestas pasaron y dejaron un sinfín de emociones para nuestra comunidad. Cada ceremonia, cada momento, fue vivido en toda su plenitud, tanto en Rosh Hashaná como en Iom Kipur...

5777 x 2

La llegada de un nuevo año marcó el comienzo de de las ceremonias de Iamim Noraim, y como ya lo hace el Centro Unión Israelita desde hace algún tiempo, la propuesta para la Kehilá se duplicó: para los servicios vespertinos de Rosh Hashaná, los miembros de nuestra comunidad pudieron optar entre las dos ceremonias que organizó nuestra institución.

Por un lado, la Tefilá tradicional en el Templo Beit Israel, a cargo de nuestro rabino Marcelo Polakoff con picos de asistencia en Rosh Hashaná de 800 personas, y por otro con la opción del servicio en el SUM de Macabi Noar con nuestro seminarista Gabriel Pristzker, y una asistencia de 350 “mitpalelim”.

En Alvear la primera noche, como ya es tradicional, subieron al kidush la persona más longeva presente en el momento, que resultó ser Olga Paulozky con sus jóvenes 90 años, y las pequeñas Mei Donenberg y Galit Malat, que no superaban las tres semanas de vida, englobando así a todos los asistentes.

El coro Shir Hashirim, dirigido por Fernando Israilevich, acompañaba a nuestro jazán Gustavo Serrano Peker junto a un trío de cuerdas que le dio un toque especial a la tefilá durante todo Iamim Noraim, siempre bajo el teclado de nuestro organista Mariano Buxdorf.

Por las mañanas la tefilá era conducida en conjunto por Marcelo y Gabriel, mientras que las lecturas de la Torá fueron realizadas por Liora Bielaus, Marcos Tolcachier, Judith Berinstein, Tali Keselman, Paula Arias, Erika Rahmane, Adriel Sterenberg, Daniela Strusberg y Dalit Belochercovsky. Más de una decena de Shofarot surcaron la sinagoga y los cielos, tocados por chicos bien chiquitos y también por adultos bien mayores.

Tanto la primera tarde cuanto la segunda de Rosh Hashaná, nuestro rabino –tal como lo viene haciendo hace más de diez años, fue con su “shofar a domicilio” para acercar esta mitzvá central de la fiesta a aquellos que por cuestiones de salud no pueden acercarse al templo. Así, acompañado el lunes por Eduardo Tolcachier y el martes por Aldo Chami, visitaron a 20 personas que tuvieron la preciosa oportunidad de escuchar el shofar en su propio lugar de residencia.

Pero además, para cada tefilá de Arvit, nuestro seminarista Gabriel Pristzker estuvo a cargo del servicio en el SUM de Macabi Noar, brindando así esta segunda opción para aquellos que eligieron esa propuesta. En esta ceremonia, asistieron unas 350 personas, entre quienes se vivieron momentos de suma espiritualidad, estudio y reflexión. Con la participación en las tefilot de Nicky Zelerkraut y Juli Strusberg, alumnas del Colegio Israelita Gral. San Martín, que ayudaron a los congregantes a presentarse ante Dios para llevar adelante jeshbon hanefesh, el balance del alma. Con la excelente tarea y dedicación de muchos colaboradores de la Kehilá, todas las expectativas para esta instancia fueron superadas. ¡Iremos por más!


Tashlij, una tradición milenaria y, a la vez, renovada.

Esta costumbre que se realiza en la primera tarde de Rosh Hashaná, también mantiene un momento establecido en la Kehilá de Córdoba desde hace varios años. Como símbolo del proceso de reflexión y arrepentimiento, se arrojan (en forma de migas de pan) nuestros pecados a una corriente de agua, y para este 5777 nuestro seminarista Gabriel Pristzker se encargó de acompañar y guiar a aquellos que se sumaron a la actividad. A la vera del Río Suquia, en el predio del Parque Kempes, unas 30 personas, entre las que se encontraron una cantidad de activos y bulliciosos niños, se meditó en la necesidad de "viajar livianos" y "sin mochilas" en el alma, para un renovado año en paz, con y entre nuestros vínculos. 



Iom Kipur, el sagrado día

Las tefilot de Iom Kipur se realizaron en su totalidad en el Templo Beit Israel, con la conducción de nuestro rabino Marcelo Polakoff, acompañado por nuestro seminarista Gabriel Pristzker. Durante todo el día, participaron cientos de personas en cada uno de los cinco servicios de esta jornada única en su tipo, incluidos Kol Nidre y Arvit, Shajarit con Izkor, Musaf, Minjá y Neilá, con un pico de 1600 asistentes.

El Kol Nidre nos permitió introducirnos en el mundo del perdón a través del Dvar Torá de nuestro rabino, quien con un trágico relato talmúdico como base, y una anécdota humorística, nos llamó a recurrir a la reconciliación como forma de evitar la idolatría de la soberbia del yo, y reparar nuestros vínculos con nuestros semejantes y con Dios.

Previo al mismo, más de 30 familias sostuvieron los Sifrei Torá, haciendo un importante aporte de Tzedaká para la obra comunitaria, a quienes les agradecemos su permanente apoyo, mientras custodiaban los sfarim desde el arón hakodesh los responsables máximos de la educación de nuestra escuela: Nora Alterman, Miri Szafrán, Daniela Mangupli, Gaby Libovich y Guily Seiferheld.

La tradicional visita de los obispos cordobeses, ahora en Roma, fue reemplazada por la de dos sacerdotes. El padre Chovy Alvarez, de Cosquín, saludó en su nombre a toda la kehilá, y nos contó acerca de dos señoras mayores de la comunidad judía que conoció en un geriátrico coscoíno, a las que visitó nuestro rabino, y que tienen tan sólo 96 y 108 años (leyeron bien, ¡108!). El cura había organizado que se acerquen con él en Iom Kipur a nuestro shil, pero finalmente no se pudo, aunque su presencia estuvo de otro modo, mediante un hermoso video que compartieron con nuestro rabino.

Así como el arzobispo Carlos Ñáñez nos dejó grabado un precioso mensaje junto al obispo Pedro Torres, lo propio hizo el imán Alí Badrán en nombre de la tradición islámica, y el Pastor Norberto Ruffa en nombre del mundo evangélico.

Una tierna Julieta Strusberg acompañó con su guitarra el Osé Shalom que cantó nuestro seminarista, y comenzaron así a dirigir parte del servicio una serie de jóvenes que le pusieron su mejor voz y su mejor “kavaná” (intención) a Iom Kipur. Destacamos aquí a Mati Steimberg -ya con sus jóvenes 18 años- el sheliaj tzibur principal de nuestro templito “Jalalei Tzahal”, que tomó a su cargo gran parte de las tefilot matutinas tanto en Kipur como en Rosh Hashaná. Y también a Aldana Silbestein y a Flor Buenavida que cada vez que suman sus voces a la tefilá, la tefilá asciende.

La mañana nos sorprendió con un templo a pleno, y la Torá fue leída magistralmente por nuestro seminarista junto a Camila Dolgonos, Judith Berinstein, Maca Traktman, Franco Keselman y Batia Akselrad. La hermosa Haftará de Isaías, como siempre, a cargo de Luis Klinger.

Antes de ello pudimos escuchar las relevantes palabras de nuestro cónsul honorario Alejandro Orchansky, y de la DAIA Córdoba a través de su presidente Luis Klinger.

El paseo de los dos Sifrei Torá fue realizado por los miembros de la Subcomisión de Culto, responsables de todo lo atinente a las fiestas, y por las responsables del grupo de mujeres “Sheasani Ishá”. Los nombramos: Mariano Kuperman, Perla Wior, Eva Apfelbaum, Moni Wior, Juan Machtey, Susan Chami, Sarita Taleisnik y Lucho Griboff (desde Israel en esta oportunidad). Y de “Sheasani Ishá” pasaron Ana Elman, Mónica Freiberg y Eli Jalowski (Rosana Felsztyna desde la casa en cama…).

Izkor fue precedido por una canción (”La plegaria”) interpretada por Fernando y Gustavo, y el Dvar Torá de nuestro seminarista le puso el tono perfecto al momento de recordación de nuestros seres queridos, afirmando el sentido del recuerdo y la conexión trascendente con sus almas que podemos tener a partir de cómo los traigamos nuevamente a la memoria.

Al finalizar este momento, y también como ya es tradición en nuestra casa, después de nombrar a quienes fallecieron durante el año que acaba de concluir, el 5776, cientos de familias se acercaron a la bimá para saludar a los miembros de nuestra comisión directiva y colocar en el Sefer de la kehilá, en el libro comunitario, los nuevos Pactos firmados, a fin de seguir comprometiéndonos mutuamente por un año más de tarea conjunta. Este año se sumó un nuevo punto al Brit Kehilá, vinculado a la mikve “Maamakim” que estamos casi por inaugurar en nuestra escuela, a la espera del agua de lluvia.

En dicho momento recibimos la visita de Javier Bee Sellares en nombre del intendente, también en Roma junto a los principales funcionarios del gobierno provincial, quienes también nos dejaron sus cálidos saludos.

La tarde con la Minjá nos encontró todavía más colmados (¡iban a “entrar” en el templo más de 1600 personas!) y el paseo de la Torá fue realizado por nuestros coreutas de “Shir Hashirim” y por Ariel Cohen y Paul Kogan, representando a los jóvenes y a los padres de Bitajón que tanto hacen por todos nosotros durante cada reunión institucional. Las aliot fueron leídas preciosamente por nuestro seminarista, Nicole Goldsman y Matías Traktman. Y la Haftará de Ioná por Mati Steinberg y Vera Levstein.

No podemos dejar de mencionar aquí también (y agradecer) a Valentina Maggi, Esther Barcunsky, Jesica Chejoski, Vero Abulafia, Lucía Holland, Natalia Jruz, Ale Cohen, Mati Sigal y nuestros porteros Carmen, Graciela y Luis, sin los cuáles nada saldría tan bien, coordinados todos brillantemente por nuestra directora institucional Ruth Sigal.

Antes de Neilá, con todos apretados de pie, encontrando el lugar que se podía (ninguno) fue el momento del discurso de nuestro presidente, Cdor. Hugo Waitman, quien se dedicó a explicar a los presentes las características centrales del judaísmo conservador Masortí al que nuestra kehilá suscribe, además de agradecer a los miembros de subcomisión directiva y a todos quienes dedican tiempo y esfuerzo para la comunidad. ¡Y con un pedido de perdón incluido! Fue de mucha pedagogía y muy claro, algo que fue destacado por muchísimas familias que así se lo hicieron saber a Hugo.

El final fue apoteótico, ya que una innumerable cantidad de chicos entraron al shil y coparon la bimá para escuchar la tekiá guedolá del final del día, guiados por sus madrijim a quienes también les agradecemos por todas las “tefilitas”. Vaya este gracias para Adrián Musicante, Ayelén Romero Kustin, Nahuel Acrich, Tatiana Rems, Tamara y Noah Ansaldo, Denise Rueda, Ilán Fain, Daniela Garello, Gastón Frydman, Francisco Quiroga, Camila Sued y Catalina Zelechowski, todos coordinados perfectamente por Caro Musicante.

El Hatikva a media luz con la sinagoga repleta hasta el techo, mientras empezaban a aparecer los leicaj y las bebidas, cerró de manera emocionante un día absolutamente único, que nos enorgullece como kehilá. ¡Jatimá Tová!

*Compartimos algunas imágenes tomadas, por supuesto, luego del toque del Shofar, ya habiendo finalizado Iom Kipur:

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar