Imprimir

MILAGROS DE JÁNUCA – Hay una S de más ¿?

Tamaño letra:

Compartimos un interesante artículo redactado por el Ex Presidente del Centro Unión Israelita, Dr. Herberto Reisin...


Antes de dar una respuesta debemos ubicarnos en el tiempo y lugar donde sucedieron los hechos.- El Imperio de Alejandro el Magno fue dividido entre sus Generales.- Uno de ellos, Antíoco Epifanes, en el año 167 antes de la era común decreta la prohibición de rituales religiosos.- Reacciona el Adón Matatías, quien seguido de sus cinco hijos, se vé  obligado a escapar a las montañas, y así comienza el movimiento judío de liberación.- Un año después Matatías fallece, y es sucedido por su tercer hijo llamado Yehuda, y es éste quien conduce al pueblo judío a la guerra, finalmente el 25 de kislev del año 165, ingresan a Jerusalem, restauran el Templo, y para iluminarse, encuentran una pequeña jarra con aceite que debería durar encendida un día, sin embargo lo hace por ocho días.- Ese es el primer milagro de Jánuca y por eso la fiesta se llama de las Iluminarias.- No voy a hacer comentarios respecto a la existencia de este milagro, porque no tengo los conocimientos necesarios para hacerlo y menos autoridad científica.- El segundo de los milagros, o sea sin explicación: una pequeña banda de aldeanos y agricultores vence y expulsa de Judea al mejor ejército del mundo.- Y este es mi tema de hoy.-

Analicemos primero como estaban constituídos ambos bandos: Los griegos, basaban su fuerza en movimientos compactos e irresistibles de su infantería compuesta por los hoplitas, cuyo armamento era una lanza de 2,20 metros de largo, un escudo de 0.90 de diámetro de bronce y madera, protección pectoral de bronce y y lino tejido y endurecido, una espada de hierro corta, y una especie de polainas ó tobilleras (para que se entienda utilizo terminología deportiva), de cuero, ajustadas en la parte delantera, y un casco de distintos materiales según  la época, que dificultaba la visión y la respiración.- El conjunto de esas armas pesaba aproximadamente 40 kg.- Sus mandos naturales eran oficiales experimentados en distintas guerras, siempre victoriosos, y cobraban de los que saqueaban.- El ejercito judío, pomposa la denominación, exagerada también, armados con arcos y flechas de madera, apenas útiles para la caza de animales chicos, sin protección alguna, sin experiencia, sin beneficios económicos, pero conocedores del terreno y animados por el amor a sus tierras y familias y al derecho de practicar su religión y conducidos por Yehuca HA Maccabi, el martillo según algunas interpretaciones.- El primer ejercito griego salió de campaña a las ocho de la mañana, y dos horas después encontró el camino bloqueado por los judíos.- De inmediato, procedieron a formar la falange: entrelazaban los brazos, con los escudos a la cintura, y formaban una fila de 30 a 40 soldados, la segunda fila colocaba los escudos a la altura de la cabeza, la tercera más arriba aún, y todos con las largas lanzas horizontales, formaban un cuadro que embestía a la carrera hacia el enemigo.- Imaginemos un escuadron de tanques blindados a ochenta km por hora.- Formar la falange implicaban movimientos de 30 a 40 minutos, y en ese lapso los judíos ya abandonaban el campo por los angostos valles y desaparecían.- Poco tiempo después repetían la maniobra lanzando desde las alturas lluvias de flechas, casi inofensivas, pero lastimaban y molestaban.- A continuación repetían los ataques de la misma forma, otra vez la falange griega embestía, y………..no había nadie.

Les comenté que la primera escaramuza se había producido a las diez de la mañana, pero ya eran las doce ó trece hs, los rayos solares caían perpendiculares, calor insoportable, como el pasado sábado 17 de este mes, el hierro, bronce y cuero de las armaduras quemaba y pesaba, y con el sol a sus espaldas (táctica copiada por los japoneses en la 2ª guerra mundial) volvían los judíos a atacar, y los griegos ahora cegados, sin fuerzas físicas ni anímicas, caían sobre sus rodillas, no podían defenderse, y algunos morían a manos de los judíos.- Finalmente y como podían abandonaban el campo, derrotados, “sí, derrotados” ,  por primera vez, pisoteado su orgullo, destruída su soberbia.- Habían recibido una lección de lo que podía ser llamada Guerra de Guerrillas.- Esta es el segundo milagro de Jánuca.

Pero incorporemos a esta nota lo que decía Einstein acerca de los milagros: Hay dos formas de ver la vida, una es creer que no existen milagros, la otra es creer que todo es un milagro.- Sagaz el sabio, deja picando la pelota en el área, su opinión personal y particular, no se juega, pero empuja a cada uno a buscar una respuesta, sin imponerle ninguna.-  Incorporo una que me gustó, no recuerdo ahora su autor: cuando ocurre algo asombroso y excepcional para lo que no hay una explicación racional.- Pero volviendo al tema inicial: Milagro? Ó la lucha por una causa justa, el liderazgo indiscutido de Yehuda Maccabí, la estrategia y táctica adecuada y apoyada en los accidentes del terreno, la sagacidad en elegir previamente el lugar donde combatir.- POCOS LE GANARON A MUCHOS.-

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar