Imprimir

UN AFECTUOSO SALUDO DESDE VIÑA DEL MAR

Tamaño letra:

Compartimos la carta que nos envió el Moré Iosi Przepiorka desde Chile, país en el que se encuentra viviendo desde hace un año. Disfrutemos juntos de este cálido mensaje que nos llena de orgullo como Kehilá:

 

Querida comunidad cordobesa:

                Esta semana se cumplió un año desde mi partida de Córdoba o, para expresarlo en términos más positivos, un año de mi llegada a Chile. Se me hizo complicado saludarlos a todos cuando me iba, la verdad, fue un proceso rápido y, desde mi primer contacto con la comunidad de Viña del Mar hasta que aterricé con mi familia y mi equipaje, no pasaron ni dos meses; yo pensaba que cuando las circunstancias se precipitaban era porque alguien huía de una situación negativa, pero me di cuenta de que no es así.

                Fue rápido, pero no me fui huyendo, al contrario, me fui porque apareció una posibilidad de nuevos desafíos, y junto a mi familia decidimos adentrarnos en lo nuevo y lo no conocido, a pesar de que dejar Córdoba significaba dejar, al menos por un tiempo, a la comunidad con la que tanto he compartido.

                Si hoy estoy en Viña y cumpliendo un año en esta tierra de malls y playas, es gracias a todo lo que aprendí y crecí en Córdoba, estoy en el Instituto Hebreo de Viña del Mar por lo que aprendí en el Israelita de Córdoba y en la Mijlalá, de la mano de Nora Alterman; estoy trabajando en la comunidad por todo lo que me enseñaron Gaby Frydman, el “negro” Pristzker y Marcelo Polakoff; porque ellos confiaron en mí para acompañar a mi comunidad en momentos tan felices como los “Bar y Bat” de los pequeños de las familias, y también en momentos tan tristes como las despedidas de los familiares y amigos que partieron al Olam Abá. En definitiva, es gracias a cada uno de ustedes que conforman la comunidad de Córdoba, en la que he podido aprender, crecer y hoy adentrarme en nuevos retos de los que ya les contaré; por eso quiero acercarles mis mejores deseos para este año que va comenzando tímidamente.

                En este segundo año en Viña, los espero cuando estén por Chile y cuando necesiten algo en lo que pueda ayudarlos, tal como ustedes siempre han estado ahí para mí. Que este 2017 los encuentre junto con sus afectos y en comunidad, y que puedan realizar sus objetivos siempre.

                Espero verlos pronto de este lado de la cordillera, o de aquel, para seguir creciendo juntos a través del afecto compartido.

Shabat Shalom,

 Moré Iosi Przepiorka

Comentarios   

0 #1 Paco Felsztyna 24-02-2017 01:21
Un gran abrazo José y para tu familia. Mucha suerte.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar