Imprimir

UN SUEÑO DE 10 MESES

Tamaño letra:

Sofía Biga Belaus y Nicole Samban, ambas Madrijot de la Tnuá Hejalutz Lamerjav, ya se encaminaron hacia una de las mayores experiencias de sus vidas. Durante 10 meses, vivirán en la tierra de Israel, participando del plan Shnat Hajshará, perteneciente a Masá, de la Agencia Judía para Israel. El sábado 25 de febrero emprendieron su viaje, y también su aventura. Durante el resto del año, pasarán por kibutzim, tendrán capacitaciones para javerim de la Tnuá, vivirán en ciudades como Tiberias o Kiriat Yam, asistirán a Majon le madrijim (Instituto para madrijim) durante 4 meses en Jerusalem para obtener sus títulos de madrijot, realizarán una semana de voluntariado en el ejército, compartirán proyectos sociales dentro de la sociedad israelí, y hasta realizarán un viaje a Polonia para aprender mucho más sobre la historia del pueblo judío. Durante todo el plan, estarán resguardadas, cuidadas y supervisadas por la Coordinadora de Shnat Hajshará y por todo el equipo destinado a las tareas de supervisión, incluidos los madrijim, que en su mayoría son bogrim, javerim de la Tnuá que realizaron su aliá.

Antes de su partida, nos reunimos con ellas y con nuestra shlijá, Wendy Szuchman (quien las acompañó y asistió en esta última etapa, tras su llegada a la Kehilá de Córdoba), para que nos cuenten sus sensaciones en los momentos previos a encarar este apasionante viaje:


¿Cómo definirían la experiencia que están por vivir?

Niky Samban: “Vamos a realizar un plan llamado Shnat Hajshará, que pertenece a la Tnuá Hejalutz Lamerjav, y son 10 meses en Israel, que nos servirán para capacitarnos como madrijot y además es una etapa propia de la Tnuá en sí misma.”

Sofi Biga Belaus: “Vamos a Israel a capacitarnos, a aprender mucho más acerca de la Tnuá, y también de la cultura y sociedad israelí.”


¿Ya tienen experiencia como madrijot?

S.B.B.: “El año pasado fuimos madrijot por primera vez, yo tuve al grupo de 7 años llamado Metukim, y para mí fue una experiencia hermosa, aprendí un montón de ellos. Yo estoy en la Tnúa desde hace 3 años, empecé con escuela de madrijim, no había ido antes al club o a peulot, y me encantó; los últimos 2 años también empecé a ir la peulá de cada semana; cuando comencé a conocer todo por dentro, me gustó muchísimo.”

N.S.: “Yo fui madrijá este año por primera vez, del grupo Cojabim, de 12 años. Voy a peulá desde chiquita, desde los 4, 5 años, todos los sábados. Hice escuela de madrijim, y en lo que respecta particularmente a la Tnuá, participo hace 6 años, yendo a encuentros, seminarios, y este año también fui madrijá por primera vez en el Majané Kaitz, y eso fue una experiencia hermosa, y es por eso también que elijo ir a Shnat, para poder capacitarme y continuar como madrijá a mi regreso.”


¿Qué representa para ustedes la Tnuá, el área de juventud, Macabi Noar?

N.S.:”Es un espacio lindo, en el que se puede compartir, tanto con los chicos como con la gente con quien trabajas, pero a la vez es un espacio para transmitir; todo lo que aprendimos de chicas, poder transmitirlo a las nuevas generaciones.”

S.B.B.: “La Tnuá y el club son lugares de encuentro para poder disfrutar de nuestros janijim, de la gente que va al club y también de dar peulá para transmitir valores aprendidos.”


¿Cómo surgió la idea y propuesta del viaje?

N.S.: “En mi caso, mi hermana más grande participó del plan, le gustó mucho, luego hizo Aliá, y yo cuando comencé a involucrarme con la Tnuá, ya sabía bastante del programa, y aunque me asustó un poco que sean 10 meses, creo que es una gran opción para capacitarme, y además tenía la gran oportunidad de hacerlo ahora, con mi grupo de amigos, vivir en Israel. A mitad del año pasado me decidí, tuve un período de dudas, sobre todo por el tiempo de duración, pero finalmente me convencí de que me iba a servir mucho, y decidí hacerlo.”

S.B.B.: “Yo había escuchado anteriormente del plan, por su nombre, pero no sabía bien de que se trataba. El año pasado fui a un encuentro regional del Litoral, y ahí conocí algunos chicos que lo habían hecho antes, me contaron mucho de Shnat, de qué se trata, y me gustó muchísimo, me dije a mí misma “quiero hacerlo”. Después empecé a hablar con otros chicos que ya habían ido para que me cuenten sus experiencias, y cada vez me gustó más.”


¿Y qué expectativas tienen? ¿Con qué esperan encontrarse?

N.S.: “Creo que me va a servir mucho para independizarme, comenzar a manejarme un poco sola, y sobre todo para conocer un grupo de amigos que será como una familia con la que voy a convivir 10 meses; también conocer otras realidades, abrir un poco mi mente, aprender de la vida en otro lugar. Espero pasarla bien, se que tendremos momentos malos y buenos, pero voy con muchas ganas de disfrutar todo.”

S.B.B.: “Yo espero aprender mucho de la cultura israelí, de lo que nos den en las capacitaciones; también espero mucho de mí, crecer como persona, tener más información sobre la Tnuá, me gustaría conocer mucho más, ver cómo se vive allá, y también conocer más a los chicos con los que voy a viajar.”


Por último, ¿Cómo se sienten a días de la partida y qué mensaje dejarían para jóvenes de su edad que puedan estar interesados en realizar esta experiencia?

S.B.B.: “Estoy muy nerviosa, pero también muy contenta por haberme animado, ya que, más allá de que sea un viaje hermoso, es difícil dejar acá a tu familia, amigos, comodidades, pero siento que vale la pena. Voy a aprender cosas que en mi casa o en la facultad no podría aprender, y para el que no se anima todavía, le recomiendo que lo haga, que si las dudas pasan por retrasar el inicio de los estudios universitarios, eso es un mito, al regreso se pueden comenzar perfectamente; la facultad seguirá estando ahí, pero este plan es una sola oportunidad, es ahora, y vale la pena hacerlo.”

N.S.:”Tengo una mezcla de sentimientos, estoy muy feliz por poder hacerlo, aunque no fue una decisión fácil de tomar; estoy un poco nerviosa también, pero quiero decirles a los que están pensándolo o tienen dudas, que este es un plan hermoso, en el que siempre van a estar acompañados, y que a pesar de que puedan haber momentos de nostalgia, van a poder superarlos. Cualquier cosa que necesiten, van a poder hablarnos o preguntarnos, y tal como dijo Sofi, nadie pierde nada por arriesgarse y hacerlo. Si sos madrij y estás involucrado con la Tnuá, es algo muy importante y especial que debe realizarse.”

Para más información, pueden contactarse con nuestra Shlijá, Wendy:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
3512752092

Para conocer las últimas actualizaciones del plan, pueden visitar su página de facebook:
Shnat Hajshará

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar