LA NOCHE DEL SÁBADO… ¡Y FELIZ DOMINGO PARA TODOS!

0

El sábado por la noche, la Sinagoga mayor de Córdoba rebosaba, y los protagonistas centrales eran nuestros 45 alumnos de kitá Dalet (cuarto grado), quienes junto a sus familias estaban ávidos por recibir el Tanaj, y qué mejor que hacerlo en Shavuot.

Niños, padres, abuelos y bisabuelos coronaron la tefilá con la que le dimos la bienvenida a este Jag que nos vuelve a conectar con el Sinaí y el momento de la Revelación, simbolizado específicamente en los Diez Mandamientos.

La tefilá transcurrió hermosa, con las potentes voces de nuestros jazanim Gustavo Serrano Peker y Jessica Alterman (esta vez, también en el rol de mamá) y las aún más potentes voces de nuestros homenajeados.

Los chicos se dividieron en cuatro grupos para recibir de manos de sus padres el Tanaj, dentro de un “sakit”, una “bolsita” cuidadosamente decorada por cada uno de los alumnos, y nuestro rabino Marcelo compartió con cada grupo la bendición a los hijos junto con “birkat cohanim”, la “bendición sacerdotal” de la misma Torá.

Previo a cada grupo, las palabras emocionantes y didácticas de la Morá Nati Sucari y del Moré Guily Seiferheld, así como de la bobe Susana Schulman y del papá Ariel Eizicovitz, fueron fantásticas introducciones al momento de cada entrega.

Una canción final de los chicos y luego, una mini clase de nuestro rabino, que dibujó letras imaginarias en un pizarrón en el aire y sumó a Agustina, una feliz tía muy embarazada, para demostrar el lazo semántico hebreo entre dar vida y la Torá.

Cuando el pueblo acampó en el Monte Sinaí, el midrash dice que era como una sola persona con un solo corazón, dado el nivel de acuerdo en recibir la Torá.
Podemos decir que ese mismo acuerdo estuvo presente en Córdoba, entre los más de 400 asistentes a nuestro primer encuentro de Shavuot, en cuanto a lo que fue, sencillamente, una brajá, una bendición.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

LOS DOMINGOS EN FAMILIA…

Más allá de que la noche prosiguió con el Tikún de los jóvenes en Macabi Noar junto al rabino Gabriel Pristzker, la historia también continuó a la mañana siguiente, en el Beit Midrash Ierushalaim, donde la Kehilá se reunió para realizar la primera Tefilá de Shajarit de Shavuot, que incluye la esperada lectura de los 10 Mandamientos.

Después llegó el momento del Tikún comunitario, que en este caso fue diurno y muy apetitoso. Fue una experiencia hermosa para todos, y nuestro rabino Marcelo nos destaca que, entre los mitpalelim (quienes participaron), se encontraban la familia de Leon Romano, Eva Apfelbaum y sus dos hijas, Melina y Micaela; y también estaba Alicia, la mamá de Eva, quien tuvo el Kavod de subir a la lectura de los 10 Mandamientos, compartiendo así este hermoso momento entre las 3 generaciones de la familia, en el que el Talit se extiende por sobre todos los que participan de la Tefilá, asemejando una pequeña Jupá, que rememora aquella simbólica que se establece entre Dios y el pueblo de Israel.

No hay comentarios

Te recomendamos leer