LOS HERMANOS QUE LLEVAMOS DENTRO

0

El ciclo “Dilemas Éticos”, del grupo Sheasani Ishá, tuvo su cuarto y último encuentro el jueves 26 de octubre. Fue una invitación abierta para toda la comunidad (mujeres y hombres) en el Beit Midrash Ierushalaim, y con la presentación del rabino Ale Avruj, quien ya había visitado la Kehilá de Córdoba en otras oportunidades, y siempre dejó excelentes repercusiones a través de sus charlas y un estilo muy particular, caracterizado por el dinamismo y el entretenimiento a la hora de transmitir apreciaciones judaicas profundas y reflexivas.

Para la cita de la última semana, el tema central fue “Las emociones desatadas entre los vínculos”, y Avruj eligió el relato de “Caín y Abel” (o “Abel y Caín”, según qué versículo tomemos), para transitar por diferentes visiones de la temática, comenzando por las relaciones entre hermanos (no sólo aquellos vínculos sanguíneos) y atravesando muchas aristas que despertaron un constante interés por parte de los presentes durante las 2 horas de la clase.

Versículo por versículo, el rabino analizó cada una de las partes del relato, y puso en debate el análisis: ¿Hizo bien Dios en mirar con aprecio la ofrenda de Abel, y no la de Caín?; ¿Somos guardianes de nuestros hermanos? (en alusión a la conocida respuesta de Caín cuando Dios le preguntó por Abel, luego del primer asesinato de la historia); ¿Qué sucedió con Adán y Eva? ¿Por qué hay un silencio total de los padres en el relato?; estos fueron sólo algunos de los interrogantes que se profundizaron en el encuentro, y que abrieron numerosos “nuevos temas” para la discusión.

Avruj planteó la situación de los 2 personajes centrales del relato, incluso desde su posición socio-económica (Caín como labrador de la tierra, Abel como pastor), lo que los ubica como opuestos radicalmente; “Caín estaba atado a la tierra que trabajaba, su lugar era el de un propietario y terrateniente, mientras que Abel tenía una gran libertad para desenvolverse, era una especie de nómade en sus tierras (…) los niveles de superioridad que tenía cada uno también difieren; Caín la tenía desde el poder, Abel desde la espiritualidad”, explicó el invitado.

Luego del debate acerca del fratricidio y sus consecuencias, la charla se orientó hacia el desenlace que tuvo la historia para con Caín: “Dios lo condenó a ser errante, a caminar por las tierras; de esta manera, Caín se transformó en Abel. Luego, tuvo un hijo y fundó una ciudad con su nombre, y ese nombre quiere decir Educación. Caín se hizo responsable de sus actos, y ante una marcada ausencia de sus padres en su infancia, decidió que él no quería el mismo resultado para su propio hijo”, expresó Avruj.

Para el final, el rabino propuso una gran visión del tema y dejó a todos los presentes reflexionando: “Todos tenemos adentro un Caín y un Abel; podemos optar entre creer que somos lo que tenemos y sacrificar así el tiempo de nuestra vida, o tenemos la posibilidad de optar y aferrarnos a lo que es realmente importante (…) la decisión es nuestra: debemos decidir si Caín va a matar a Abel…”.

La velada finalizó con grandes aplausos, y una vez más, Ale Avruj dejó encantada a nuestra Kehilá. Felicitamos a Sheasani Ishá por este hermoso ciclo de 4 encuentros que dejó grandes noches y mucho conocimiento. ¡Kol Hakavod para el grupo de mujeres de nuestra comunidad! ¡Por muchos ciclos más!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No hay comentarios

Te recomendamos leer

Iom Haatzmaut

MI CORAZÓN ESTA EN EL ORIENTE Iom Ha’Atzmaut significa literalmente: “Día de la Independencia”. El 14 de mayo de 1948, 5 de Iar de 5708, ...