);

¡MUJERES EN LLAMAS!

0

Es tan simple como esto: Volvió Sheasani Ishá. Y con el regreso, todo lo que implica el inicio de un nuevo año para el gran grupo de mujeres de la Kehilá de Córdoba. En las nuevas instalaciones del Beit Midrash Ierushalaim, casi un hogar para ellas, volvieron a encontrarse para disfrutar de la primera cita de 2016.

El año comenzó con un ciclo muy especial: cuatro encuentros con la rabina Karina Finkielsztein, una de las disertantes más solicitadas por todas las integrantes del grupo. Cada una de las charlas está orientada a uno de los elementos de la naturaleza desde una visión judaica, y para el pasado jueves 31 de marzo, la temática inspiraba calor, brillo y mucho fulgor: el elemento fue el fuego.

Luego del tradicional (e infaltable) segmento para hacer sociales en medio de una degustación de exquisitos bocaditos, la actividad del día comenzó a desarrollarse. Esta vez, con un inicio inusual: la rabina invitó a las mujeres a salir del Templo, y ubicarse en ronda en la explanada exterior, bajo las últimas luces del atardecer. Allí, les pidió realizar una especie de introspección individual, mientras encendió la primera llama de la jornada, en una vela que iluminó y acompañó de una manera muy especial el momento.

Tras esa introducción, la charla continuó adentro del Beit Midrash, y empezó el desarrollo de la temática anunciada. La rabina Karina propuso un análisis del fuego a través de diferentes grupos de mística judía a lo largo del tiempo. Así, se refirió al libro de Janoj, Eliahu, el profeta Ezequiel, y una singular mirada de una metafórica carreta, que sería la fundadora del movimiento místico en el judaísmo, “los que descienden de la carreta”, explicó la invitada de la noche. Así surgió la primera generación del misticismo, la cual sostuvo que el fuego es la presencia de Dios y el motor de todo. Luego, prosiguió con otras generaciones ligadas a lo místico, en los Siglos X y XI, las cuales rompieron con este anterior esquema y comenzaron a hacer hincapié en las letras con las que fue creado el mundo (cada una de ellas vinculadas a cada elemento de la naturaleza), y junto con ellas la aparición del esquema de sefirot (tema tratado anteriormente en los talleres grupales de Sheasani Ishá). Al llegar al Siglo XVII, los jasidim realizaron un nuevo planteo: “El fuego está en el alma, es la chispa de cada persona. En todo hay un fuego divino. Es la chispa divina que conduce a vivir con felicidad”, explicó Karina ante la atenta atención de las mujeres presentes.

Luego, hubo espacio para un repaso de diferentes momentos de la Torá en los que el fuego se hace protagonista, y hasta un breve segmento para hablar de la “Havdalá de Rabi Akiva”, en la que se realiza una especie de ritual con agua y fuego para alejar y eliminar los malos espíritus. “El Shabat se abre y se cierra con fuego, no se crean fuegos nuevos. El fuego del cierre quema todo lo malo (…) El fuego de Dios no nos asegura que las cosas van a ser fáciles, pero nos asegura que no estamos solos”, afirmó la invitada para redondear la exposición del tema del día.

Para finalizar el encuentro, todas realizaron una nueva ronda, y con un fraternal abrazo grupal junto a la entonación de una melodía judaica, la rabina encendió nuevamente una vela para dar un cierre global a la actividad.

Entre velas, lumbres y chispas, y con un tópico abocado al fuego, las mujeres de la Kehilá volvieron en llamas, más relucientes y vigentes que nunca, con un candor que no pretende apagarse.

¡Las esperamos en el segundo encuentro, el jueves 14 de abril, para comprender más acerca del segundo elemento: la tierra!

{phocagallery view=category|categoryid=429|limitstart=0|limitcount=0}

No hay comentarios

Te recomendamos leer

Kumbaya en Aleph: Espíritu musical

El cierre del fin de semana musical en Aleph fue con otro gigante sobre el escenario. Voces únicas, ensambles y coordinación, arreglos musicales que denotan ...
1
¡Hola! ¡Si querés recibir las noticias en tu celular hacé click acá y suscribite!
Powered by