);

Matices de ayer y de hoy. ¿Y del mañana?

0

Comentario de actualidad israelí, por el seminarista Dr. Gabriel Pristzker, de la Kehilá de Córdoba, Argentina

Los hombres de negro del rabinato «oficial» (?!) de Israel blanquearon con su lista negra lo que muchos ya sabíamos: desprecio y deslegitimación por la inmensa mayoría de quienes constituimos al Pueblo Judío. Podría decir «allá ellos», pero… el gobierno israelí pareciera haberse rendido ante una minoría ultraortodoxa que no se representa más que a sí misma y a un puñado más de judíos de por aquí y de por allá,  y esto sí que nos afecta a todos. Querramos o no.

Entre tantas voces que vienen manifestando su repudio ante tamaña muestra de soberbia y menosprecio, deseo tejer una línea de pensamiento que, a mi humilde entender, podría servirnos de marco conceptual para orientar nuestra relación con el judaísmo histórico, con el Estado de Israel y con nuestros hermanos y hermanas del resto del mundo.

Primero, entonces, una cita respecto del Estado de Israel. En las bases teóricas y fundantes del sionismo y de lo que vendría a constituirse en la futura «Mediná», en su libro «Der Judenstaat» ya en 1896 decía Herzl: “Evitaremos que las tendencias teocráticas lleguen al primer plano por parte de nuestro sacerdocio, y mantendremos a nuestros sacerdotes dentro de los confines de sus templos».

Respecto ahora de la relación de la «Mediná» con la diáspora, ayer encontré el siguiente texto del Rabino Marshall Meyer: «Decimos «Ki mitzión Tetzé Torá (de Sión saldrá la Torá), pero todavía estamos esperando ver qué tipo de Torá va a salir de Israel y si será en términos significativos para la mayoría de los judíos del mundo» (Elegirás la Vida, selección de textos y pensamientos del Rabino Marshall Meyer).

Finalmente, y respecto de la naturaleza del judaísmo, el Talmud, la más importante guía de pensamiento y vida judíos de todos los tiempos, enseña: «Dijo Rabí Aba, dijo Shmuel: Durante tres años hubo una disputa entre Beit Shamai  y Beit Hillel. La primera afirmando: «La halajá está de acuerdo con nuestros puntos de vista» y la segunda afirmando: «La halajá está de acuerdo con nuestras opiniones». Entonces salió un Bat Kol (un eco celestial) y dijo: ‘Estas y aquellas son palabras del Dios Viviente, pero la halajá está de acuerdo con los juicios de Beit Hillel’. Puesto que, sin embargo, ambas son las palabras del Dios Viviente, «¿Qué fue finalmente lo que dio derecho a Beit Hillel para que la halajá se fijara de acuerdo con sus decisiones? Por ser amables y modestos, porque estudiaban sus propias reglas y (también) las de Beit Shamai. Y no sólo esto: eran tan humildes que mencionaban las enseñanzas de Beit Shamai antes que las suyas (Eiruvín 13b).»

Resumiendo: Disociación sana entre estado y rabinato. Una Torá en la que pueda abrazarse, unido por la diversidad, todo Am Israel. Amabilidad, modestia, humildad y aceptación en la diferencias de criterios e interpretaciones.

Encontramos aquí, como en cientos de fuentes más, que por razones de extensión no podemos citar, los fundamentos que sostienen una visión y una expresión de vida judia en sintonía tanto con la historia como con el presente de Am Israel. Con lo particularista y con lo universalista que en él hay. Con nuestros hermanos tanto en Israel como en la diáspora. Con lo divino y con lo humano. Como siempre fue. Como debería seguir siendo.

¡Shabat Shalom!
Seminarista Dr. Gabriel Pristzker
Kehilá de Córdoba, Argentina

No hay comentarios

Abrir chat
1
¡Hola! ¡Si querés recibir las noticias en tu celular hacé click acá y suscribite!
Powered by