INFOCLIMA: PROBABILIDAD DE CAÍDA DE CARAMELOS

0

El clima estuvo agitado mientras caía la noche del lunes 1º de octubre. Fuertes ráfagas de alegría con abundante caída de caramelos inundaron el salón principal del Colegio Israelita Gral. San Martín. El aire fresco y renovado de la Parashá del Sefer Torá entrante se entrecruzó con los últimos vientos del sefer saliente, mientras fuertes sonidos y melodías judaicas tronaron para generar danzas en la comunidad judía de Córdoba. ¡Llegó Simjat Torá! Y fue una verdadera fiesta…

Con la presencia del Presidente del Centro Unión Israelita, Cdor. Hugo Waitman, junto a miembros de su Comisión Directiva, y todo el plantel directivo de la escuela, encabezado por su Directora General, Mgter. Nora Alterman, el festejo de Simjat Torá se vivió nuevamente con mucha alegría, y ante la unión en comunidad de los miembros de la Kehilá.

El rabino Gabriel Pristzker animó la fiesta, con voz y musica incluida, con invitados especiales de Buenos Aires que lo acompañaron durante toda la noche. El rab Marcelo Polakoff dirigió la entrega de cada Sefer Torá y, por supuesto, bailó con la comunidad durante cada una de las 7 hakafot (rondas de bailes con la Torá). Desde los más grandes hasta los más chicos; desde el plantel escolar hasta los azkanim; nadie se quedó sin bailar en Simjat Torá, al ritmo de las melodías judaicas más festivas. Caramelos, chupetines, y muchas golosinas cayeron desde todos los rincones para que la danza sea más dulce aún.

Luego de mucho baile, llegó el momento de dar un poco de descanso a los pies, y el siguiente paso fue el factor clave de este Jag: la finalización de la lectura de la Torá, con la última Parashá del texto (Vezot Habrajá); y, posteriormente, el cambio tradicional de Sefer Torá para un nuevo comienzo a través de Parashat Bereshit.

El Moré Guily Seiferheld se encargó de la lectura en español para los versículos que leyó en hebreo el rabino Gabriel, y el kavod de realizar estas lecturas (a través de las Brajot tradicionales) fue, como es tradición, para la persona más adulta presente, y para la más pequeña (que, en este caso, fueron 3 pequeñísimos, ¡de entre 4 y 10 meses!).

Con fuertes ráfagas, con abundantes caídas desde el techo (de caramelos), con entrecruzamiento de vientos y sonidos que tronaron, la fiesta de Simjat Torá en la Kehilá de Córdoba fue un éxito; sólo era cuestión de entrar en clima, y bailar bajo el mejor de los climas…

¡Jag Sameaj!

 

VIDEO-FRAGMENTOS: HAKAFOT

GALERÍA DE IMÁGENES

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

destacada

No hay comentarios

Te recomendamos leer