);

Parashat Emor

0

Comentario de Parashat Emor, Por el rabino Pablo Gabe, de la Kehilá de Córdoba, Argentina.

La marcación de los tiempos

La Parashá de este Shabat se denomina Emor. El contenido de la misma se encuentra dividido en dos partes, claramente demarcadas: En primer lugar desarrolla todas las explicaciones de las leyes de los sacerdotes. Los Kohanim no podían tener contacto con los muertos. Tampoco podían ofrendar a Dios ningún sacrificio que posea algún defecto físico. Por otra parte, también estaba prohibido que el mismo Kohen tenga un defecto físico o mental.
La segunda parte de la Parashá nos habla acerca de las festividades de nuestro calendario. Cabe recordar que solo figuran aquellas que se encuentran en la Torá. Como concepto, las festividades judías nos marcan tiempos, nos regulan. La semana marcada a través de Shabat. El mes, por medio de la celebración del Rosh Jodesh (Comienzo de mes, que sucede en el novilunio). Las diferentes estaciones del año y su ciclo agrícola, está materializado a través de Pesaj y Sukot. La primera con el inicio de la primavera, mientras que la segunda, con el comienzo del otoño. Cabe recordar que en el final de Sukot se inicia el período de lluvias en Israel, y con él nuevamente el sembrado de las tierras; dando así comienzo al nuevo ciclo agrícola. Shavuot, cuarenta y nueve días después de Pesaj, marca el comienzo de la cosecha y de los primeros frutos, los Bikurim (primicias). Rosh Hashaná, como todos sabemos, nos marca el inicio del año. Éste es el año de tipo económico, fiscal. Iom Kipur no es en sí una festividad ni una celebración. Es un día de arrepentimiento. Por último, nos encontramos con Sheminí Atzaret, el día posterior a Sukot. En él se inicia formalmente el período de lluvias.    
Propongo ahora que hagamos un poco de matemática. Las diferentes celebraciones y momentos solemnes tienen un tiempo de duración. Pesaj y Sukot duran siete días cada una (esto ocurre en Israel, porque en la diáspora tienen un día más). Rosh Hashaná, por más que lo celebremos en dos días tanto en Israel como en la diáspora, es considerado en el Talmud como Iom Harijta (un solo día largo). Iom Kipur, Shavuot y Shminí Atzeret tienen un día cada una. Si sumamos los días que duran todas las festividades y acontecimientos, llegamos a un número muy especial: dieciocho. En la tradición judía representa la palabra vida, Jai.
Así como la Torá nos marca los diferentes tiempos y festividades en el año, la idea es que podamos encontrar nuestros tiempos en la vida. Tiempos de vivir, tiempo de construir, tiempo de sembrar, tiempo de cosechar. Que así como nuestro calendario nos marca nuestros tiempos en el año, podamos nosotros encontrar un momento para cada cosa que hagamos en la vida. Tiempos personales. Poder ubicarnos en el espacio, para poder encontrar nuestros tiempos.

¡Shabat Shalom!
Rabino Pablo Gabe
Kehilá de Córdoba, Argentina

 

No hay comentarios

¡JAG SAMEAJ A TODA HORA!

Este año, celebramos Jánuca todo el día… ¡Literalmente! Con un festejo único e inédito, la Kehilá de Córdoba vivió un nuevo Jag en comunidad, a ...