Imprimir

No, no y no

Tamaño letra:

Comentario de Pesaj, por el seminarista Gabriel Pristzker, de la Kehilá de Córdoba, Argentina

Los Sabios místicos (mekubalim) han entendido la libertad como la emancipación de los poderes del mal y del dominio de la entidad espiritual/emocional denominada "Satán", quien nos habita esperando hombres intentando esclavizarnos moralmente. Dicho de otro modo, libertad es la responsabilidad moral en contra de la sumisión a la pasión, impulso e instinto.
 
Es de destacar el hecho de que la festividad de Pesaj está llena de mitzvot negativas: no comas, no uses o trates con jametz en ninguna de sus formas, es el ejemplo más relevante de una larga lista. Enseñar por la negativa y destacar lo que no se debe hacer es una forma de enseñanza desaprobada por la mayoría de los educadores de hoy. Sin embargo, el poder que tenemos los seres humanos de decir "no" sobre nuestros propios deseos es lo que distingue al hombre de los animales y lo que hace posible la moral. Se parece esto a la idea de los mekubalim arriba mencionada ¿correcto? (Leéla de nuevo es este momento). De los Diez Mandamientos, siete son negativos: no adores ídolos ni tomes en falso el nombre del Señor; no mates o cometas adulterio; no darás falso testimonio; no codiciaras la casa de tu prójimo ni la mujeres de tu prójimo.

De las seiscientas trece mitzvot, trescientos sesenta y cinco son negativas: "no harás...". 
Es como si el método de la restricción desarrollase en nosotros una forma habitual de conducta a la que podemos apelar, especialmente, en tiempo de  tensiones ético-morales. 

Decir que no es algo muy difícil. Pero no se trata de emociones sino de convicciones. Esto significa que tendremos que hacer lo correcto en lugar de lo que se pueda sentir correcto.

Pesaj, a través de sus mitzvot negativas, ofrece un curso intensivo de ocho días para el desarrollo del poder para decir “no”. Tomémoslo. Nos ayudará en la relación con nosotros mismos, y con los demás también.

¡Shabat Shalom!
¡Jag Sameaj!
Seminarista Dr. Gabriel Pristzker
Kehilá de Córdoba, Argentina