Imprimir

EL COMIPAZ RECIBIÓ EL PREMIO CALIR

Tamaño letra:

El rabino Marcelo Polakoff fue galardonado con el premio CALIR en nombre del COMIPAZ. Fue en el marco del Foro Sudamericano para la Libertad Religiosa que se llevó a cabo en Buenos Aires durante la segunda semana de noviembre de 2016, y la cena anual de CALIR (Consejo Argentino para la Libertad Religiosa), en la que se destacó la presencia del Secretario de Culto de la Nación, el Embajador Santiago de Estrada.

 

 

Aquí compartimos algunas declaraciones importantes desarrolladas durante el foro:

La Asociación Internacional para la Libertad Religiosa (IRLA) y el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (CALIR), son instituciones ambas con una extensa y destacada trayectoria en la promoción y defensa del derecho fundamental de libertad de conciencia y religión. En vista de la concordancia de muchos de sus postulados y objetivos, y con la convicción de que a través del trabajo mancomunado se alcanzan mejor las metas, IRLA y CALIR se han unido en la organización del Foro Sudamericano para la Libertad Religiosa 2016. El Foro, reunido en la ciudad de Buenos Aires, ha sido una instancia propicia para el diálogo, el debate y la reflexión. Como fruto de este proceso, IRLA y CALIR realizan conjuntamente las siguientes declaraciones:

 

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS COMPARTIDOS

Creemos en el derecho inalienable de cada persona a la libertad de conciencia y a tener o no creencias religiosas; a adoptar libremente la religión que escoja; a cambiar de religión conforme a su conciencia; a manifestar sus creencias religiosas, de manera individual o colectiva, a través del culto, la observancia, la comunicación y la enseñanza, con el solo límite de los derechos equivalentes de los demás y los que imponga la ley en razón del respeto de la dignidad humana.

Creemos que ese derecho, esencial para promover la comprensión, la paz y la fraternidad entre los pueblos, ha encontrado su síntesis en el art. 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ampliada luego por la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones de 1981. El deber de garantizar su vigencia ha sido impuesto por tratados internacionales de Derechos Humanos, entre otros y especialmente el Pacto de San José de Costa Rica (art.12) y la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art.18).

Creemos que el derecho a la libertad religiosa y de conciencia se halla mejor resguardado cuando se evita la amalgama del Estado con la religión, y que esa separación debe ser mantenida no como un modo menoscabar el lugar de la religión en la sociedad, sino a fin de promover los intereses legítimos de ambas instituciones.

Creemos que la faz externa del derecho a la libertad religiosa y de conciencia entraña la facultad de asociarse, establecer y operar libremente iglesias y otras formas de comunidad religiosa, así como entidades caritativas, establecimientos educativos y otro tipo de instituciones; de solicitar y recibir contribuciones voluntarias; de observar los días de reposo o celebración religiosos; de mantener comunicación con los creyentes de todas partes del mundo.

Creemos que la intolerancia y la discriminación basadas en la religión son un poderoso obstáculo para la libertad religiosa y de conciencia, así como para la paz y la amistad social, y que deben ser remediadas mediante el diálogo y la educación.

Creemos que todas las personas pueden y deberían usar todos los medios a su disposición, en tanto sean ética y legalmente aceptables, para prevenir o enfrentar cualquier limitación injusta a la libertad religiosa.

 

DECLARACIÓN DE PROPÓSITOS EN COMÚN

Teniendo presente la Declaración de Principios Compartidos, IRLA y CALIR expresan su voluntad de trabajar conjuntamente en pos de concretarlos, por lo que realizan la siguiente Declaración de Propósitos en Común, reafirmando su compromiso de continuar:

  • Promoviendo los principios de la libertad religiosa y de conciencia, tal como han sido expresados en la Declaración de Principios Compartidos;
  • Defendiendo y salvaguardando su protección efectiva, tanto a nivel individual como colectivo;
  • Educando en relación a la libertad religiosa y de conciencia a través de la docencia, la investigación, la extensión y la publicación, y particularmente organizando o apoyando eventos académicos y de divulgación
  • Promoviendo la convivencia pacífica entre todas las personas, la tolerancia mutua y el respeto a los derechos, con independencia de la elección religiosa de cada uno;
  • Impulsando el inclusión y la cooperación de los diversos actores –individuos, comunidades religiosas, organizaciones no confesionales, instituciones públicas– para la promoción y protección de la libertad religiosa y de conciencia;
  • Impulsando en el orden nacional, regional e internacional las reformas legislativas que sean oportunas para el reconocimiento y la garantía del derecho de libertad religiosa y de conciencia para todos.
  • Denunciando las violaciones a la libertad religiosa y de conciencia e instando a los gobiernos, organizaciones internacionales y a la sociedad civil a comprometerse en el esfuerzo por poner fin a tales violaciones.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Noviembre 11 de 2016.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar